Y el cielo resonó. Pesca Submarina, dentón

paisaje-marino
Paisaje marino

Un Domingo, sobre las 15:30 en pleno Agosto, ¿donde ir, para salir de pesca submarina saliendo a pie desde la costa?. Llevaba días que me rondaba una idea. Saliendo desde costa sería una sesión un poco aburrida al principio, pues tocaba tirar de aletas, recorrer metros y metros de agua y el resultado final no estaba asegurado. Al menos para los excesos del verano iría bien. Para que engañarnos, me la jugaba una paliza de aletear, para intentar un encuentro con los dentones.
Preparé la boya a conciencia y me aprovisioné de bebida isotónica para ir recuperando.

Al llegar empecé por la zona con menos agua y posibles encuentros con mujoles, o siendo muy optimista, lubinas. Nada de eso, zarpas (salpas) y más zarpas. Visto lo visto, y antes de sentirme cansado paro unos minutos para beber y seguir con un poquito más de agua, ahora que la concentración es buena. Dejo la boya fondeada y avanzo solo unos metros ahora si me juego la última carta, voy a por dentones. Antes un par de esperas para terminar de “abrir la mente”, y en la primera de esas esperas me veo rodeado de sargos, doblas, bogas, y me empiezan a entrar abadejos, lástima que eran pequeños, así que me termino de relajar ahí abajo, viéndolos ir y venir, cuando aparece una forma grande, ¿un pez luna me pregunto?. Pues no, un burro, pez ballesta, y de un tamaño bien majo, así que sabiendo de su exquisito sabor intento su captura y bingo.

pez-ballesta
Pez ballesta

La porra estaba salvada, pero quedaba lo mejor, así que siguiente bajada a más metros de profundidad, bajando por el cantil sin prisas y observando el hecho de no asustar a castañuelas ni pequeñas bogas. Termoclina sobre los 7-8 metros, y cuando llego a “la piedrecita”, me poso y a esperar, esperar, veo sobre mi izquierda un mero haciendo la vela, éste si da el tamaño, pero sigo esperando y noto como un zumbido, a mi derecha anda una nube de dentones, intento encarar uno de ellos y fallo el tiro. El mero me distraía y no era un tiro frontal, total que el fallo estaba hecho.

Al subir me encuentro en mi posición a 2 pescadores más, aunque por su estilo, no los veía pescando dentones, más bien de asustarlos. Recupero en superficie pero no tienen intenciones de dejarme pescar donde yo había llegado primero, así que retrocedo y me voy a por mi boya, y a recuperar algo. Mi intención era darles tiempo para que salieran de encima de mi piedrecilla y con suerte no me los habrían asustado. Tras media hora de hacer alguna espera fuera de zona para no perder la concentración vuelvo a “la piedrecilla”. De nuevo bajada y tras posicionarme de nuevo vuelvo a ver al mero haciendo la vela, por mi zona izquierda, y desde allí veo iniciar la lanzada un dentón hacia mi posición, cuando ya me disponía a intentar capturarlo veo que viene un poco más retrasado otro de mayor tamaño, rectifico posición del fusil e intento capturarlo… Segundo fallo a dentones en mismo sitio.

Recupero en superficie, alejándome del lugar, cargo el fusil y sigo recuperándome, intentaré una tercera bajada. De nuevo mismo ritual, mismo recorrido, y nada más posarme en “la piedrecilla”, me encuentro a unos 3 metros de mi, un pupurri de dentones, cada uno tirando para un lado, vamos estos andaban partiéndose de risa, por mis fallos, no me dejo caer en el efecto confusión, distingo fácilmente al mayor e intento una tercera captura, y esta vez si que logro hacer blanco en él. Sale disparado hacia el fondo, golpeándose y abriendo la herida, consigo despegarlo del fondo sin que se desgarre, pero a unos 5 metros de la superficie observo bien, veo la aletilla por el orificio de entrada, está muy próximo a desgarrase. Ya en superficie consigo posicionar mi mano izquierda sobre el costado del pez, con la otra mano intento dar un toque a la varilla para volver a colocarla de forma segura y que la aletilla asegure la pieza, pero realmente calculé mal y con el empujón le que hice fue que la varilla chocase con mi mano izquierda, así que el pez aprovechó y dio un coletazo huyendo hacia el fondo. Intuyo que se ha metido en una grieta, recupero en superficie, cuando ya noto que las pulsaciones han bajado y estoy preparado para bajar, vuelvo a descender y encuentro al dentón el grieta, esta vez si el tiro lo fulmina, subo a superficie y el cielo resonó al gritar !P A D R E ¡

pez-ballesta
previous arrow
next arrow
ArrowArrow
Slider