Porra nada. Lubi

Esta historia empieza en realidad sobre las 6:45 AM, sonando Eyes Of The Tiger (Survivor) como alarma, a ver si así levantarme no cuesta tanto. Al elegir los calcetines voy directo a los VIP, blancos con verde, que son mi amuleto secreto. Todo preparado, coche cargado con bártulos y para el trabajo a cumplir con la jornada laboral. Un buen almuerzo y cerca del mediodía mi menú pesqueril (un manolo) de la misma cafetería que el almuerzo. Las previsiones era calma en cuanto a aire y quizás algo de lluvia. Quizás gracias a la lluvia me salvaba la jornada pues el agua se toma un poco, justo para que le guste a las lubinas.

Porra salvada con esta lubina

A media mañana empieza a caer algunas gotas y me hace crecer la esperanza. Y en esto, mi compi de curro, Mario, comenta que a mi que lloviera o no me daba igual porque la afición que tengo … Seguramente llevaba cara de que iba a ir a pescar porque dio en pleno. Antes de salir del trabajo charlo un poco con mi amigo Samu, para anunciarle que revisaré una zona de Mazarrón, a lo que me contesta que quiere la foto de la lubina en su móvil. Intento nogociar con él si se podía cambiar Lubi por porra a lo que me contesta que Porra nada. LUBI!. Al llegar a Mazarrón, veo el agua quieta pero su color me gusta. Una vez puesto el traje me dispongo a entrar al agua. La playa, estaba como a mi me gusta solitaria, aunque no tanto como yo pensaba, estaba poniéndome las aletas cuando veo salir un pescasub. Vaya sorpresa, no esperaba encontrar a nadie y menos un compi de afición, nos saludamos y le pregunto que tal, a lo que contesta que nada y la verdad es que llevaba cara de eso, de porra. Me recomienda una zona de la playa que él no ha tocado, le doy las gracias y haré lo que me salga de narices, tengo la confianza de que una oportunidad puedo tener.

El agua está tirando a fresca, por no decir que congelada, pero hacía tiempo que no me metía y las ganas que tenía hasta me es agradable sentir ese fresco. En la primera punta mirada no observo nada interesante, pero me gustaba la situación y sigo creyendo que tendré al menos una oportunidad. termino de hacer unos minutos de acecho por cota 0 y me dispongo a hacer una espera al inicio del desprendimiento de rocas. Intentaría ver si entraba algún sargo o en el mejor de los casos apareciese una Lubi. Para ello selecciono un punto en medio del desprendimiento sin llegar al fondo con el límite de la arena, si hay alguna lubina, vendrá a media agua. Me coloco justo en el punto donde puedo meter la mano izquierda en una raja que se forma entre 2 rocas para hacer firme mi posición. Suelo prestar mucha atención a este punto en este tipo de esperas a muy poca agua. Al inicio de la espera observo unos sarguitos, lejanos, relajo brazo que sostiene el Fusil y lo dejo en posición relax, mientras sigo esperando a ver algo decente. A los segundos de estar en esta posición esa magia inexplicable me hace girar la cabeza hacia la derecha y me encuentro a una lubina en plan cotilla. Pero que bella y elegante está. Inicia su movimiento alejándose,a lo que respondo con giro, rotación y disparo del Enas. Recupero la captura de la Lubina. Samu, esta va por ti. Ojalá podamos tener esas jornadas de pesca añoradas.

Play
Slider