Mero: Un año y 3 días

Aprovechando que andaba de vacaciones por Mazarrón, el viernes 13 me levanto bien temprano, de esos madrugones solo para campeones. A las 5:30AM para arriba, un ligero desayuno, intentando no hacer mucho ruido para no despertar a la familia y que Koki, mi perro, no de mucho follón. La noche había sido una noche de calma. Al alba compruebo que el agua está planchada, con el agua tan quieta costará encontrar algo de pescado.

Una vez cambiado y con el traje puesto, hoy iba a probar en la modalidad de pesca submarina, me tiro al agua. Todo un mar de tranquilidad me rodea. Inicialmente pruebo un agujero que la semana pasada localicé un mero pero que al estar de cola lo dejé. Pero en esta ocasión, no estaba. Cambio de rumbo para ir cogiendo un poco de profundidad y ver si encuentro un poco de agua movida.

Realmente está el agua echa una balsa, además de cristalina, será muy complicado sacar un pez, se ve algún sarguito menor pero a mucha distancia y cuando te detectan desaparecen rápidamente. Tras recorrer más de un cuarto de lo que tenía estimado, el sentimiento de porra total se me va viniendo encima. En superficie me quedo con la mano izquierda apoyándome en un saliente, relajado, observando al frente unos sargos que intentaré hacer una caída, guardando la distancia para después hacer un acecho para acercarme a ellos. La desesperación se ha apoderado de mi, porque ir en busca ir de sargos… No es mi especie favorita desde luego. Pero en ese instante me sonríe la fortuna y veo una forma alargada, por mi flanco derecho de atrás hacia delante, me viene un espeton. Mucho mejor que un sargo, tengo que dejarlo pasar pues no me da el giro del fusil, y justo cuando tengo distancia logro acertar. Porra salvada. Seguiré un poco más avanzando para hacer algo de fondo, lo que es pescar ya será complicado.

espeton
espeton

Al estar muy cerca de una zona donde es posible encontrar mero, y más sabiendo que hacía aproximadamente 1 años, perdí un buen mero ( tras salir y comprobar mis datos hacía exactamente 1 año y 3 días, 368 días). Es una zona de poca agua, pero hay un punto que es especial suelen estar fuera, en la arena, buscando siempre las sombras de las rocas o posidónea y cuando te siente, coletazo. Su primera guarida una visera con 3 entradas-salidas. Si se sigue sintiendo en peligro huirá por la izquierda, conductos y más conductos hasta llegar a una guarida que parece ciega pero tiene su truco, ahí en esa guarida perdí 368 días un buen mero.

Empiezo un acecho desde lejos, mi intención es quedarme lejos solo para ver como está el punto, me aproximo hasta quedarme a unos 6-7 metros y veo corretear un mero e ir directo a la visera, al entrar éste sale disparado otro de menor tamaño. No hago el intento de seguir acercándome. Por el ángulo que llevo no tendría tiro frontal en caso de que siguiese en la visera. Vuelvo hacia atrás para no mosquear más de la cuenta al mero. En superficie tomo otro ángulo, recupero bien, pues debo hacer un acecho, luego hacer un tiro perfecto y no tener complicaciones a la hora de intentar recuperarlo. Necesito una buena apnea. Empiezo el acecho en cota 0, reptando por el fondo de rocas que me llevará de frente a la visera que está a solo 5 metros de profundidad, por tanto, había que empezar bien atrás el acecho. Un giro a la derecha, otro a la izquierda y ya estoy frente a la visera.

El mero está de frente, dentro de la visera haciendo la vela, yo he conseguido situarme a 3 metros, por tanto hasta ahora lo he hecho perfecto no voy a hacer uso de la linterna, visualizo su silueta, y la linterna haría que huyese. Voy a intentar un rito lejano, pero bueno para no tener complicaciones, un mero enrocado da demasiados quebraderos de cabeza. Consigo acertar, y el tiro ha sido bueno, avanzo para recoger la varilla, extraigo la pieza y la abrazo mientras voy a superficie. Por fin, pude sacar mi merito en esta zona, 368 días después de aquel día penoso.

mero
previous arrow
next arrow
ArrowArrow
Slider